Los psicólogos también denuncian la intrusión de las pseudociencias